BLOG DE DENUNCIA COFRADE

BLOG DE DENUNCIA COFRADE

"Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia porque de ellos es el Reino de los Cielos". JESUS DE NAZARET


Si deseas denunciar alguna situación injusta, ilegalidad o icumplimiento relacionados con alguna Hermandad o simplemente quieres comunicar una noticia de interés, envía tu escrito a la siguiente dirección:

asociacioncristodelasangre@gmail.com

jueves, 1 de agosto de 2013

RESOLUCION DEL TRIBUNAL SUPREMO

Recientemente el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica en El Vaticano, ha comunicado a Dª Maria de la Paz García Mena, que para continuar adelante con el Recurso Contencioso que tenía planteado contra la desestimación del resultado de las Elecciones a Junta de Gobierno, celebradas en marzo de 2012, en las que resultó elegida por mayoría, nueva Hermana Mayor de la Hermandad del Stmo. Cristo de la Sangre, debía abonar 1.550 euros en concepto de tasas y nombrar un Abogado y Procurador en Roma de una lista facilitada por el propio Tribunal.
Llegados a esta situación, la Recurrente ha comunicado a este medio que: "resulta imposible seguir adelante con el recurso, dado los elevados costes que ello supone".
La Sra. García quiere manifestar a todos los hermanos y hermanas que le votaron democráticamente en las urnas, su agradecimiento por la confianza demostrada. "Hemos hecho todo lo que hemos podido para que se hiciera justicia, pero hay obstáculos que son insalvables, como en este caso".
Desde nuestra redacción mostramos nuestra solidaridad con la candidata ganadora y con los hermanos que la votaron y manifestamos nuestra indignación y repulsa por la situación de desgobierno, caos y desolación creada en la Hermandad por quienes precisamente han impedido y colaborado para que Dª Maria de la Paz García Mena no sea nombrada Hermana Mayor.

viernes, 7 de junio de 2013

NUEVA REVISTA DIOCESANA





El pasado martes, día 4 de junio, vió la luz  el número uno de la nueva revista de la Diócesis de Cádiz y Ceuta. Tendrá una periodicidad mensual y tiene abierto un canal en twitter para que todos aquellos que deseen aportar un nombre para la revista ya que aun no tiene.






domingo, 2 de junio de 2013

SEGUIMIENTO, COMUNION, COMPARTIR

Publicamos a continuación las palabras del Santo Padre en la Homilía de la misa de la festividad del Corpus Christi, el pasado 30 de mayo de 2013.

Queridos hermanos y hermanas:

En el Evangelio que hemos escuchado hay una expresión de Jesús que me sorprende siempre: “Denles ustedes de comer” (Lc 9,13). Partiendo de esta frase, me dejo guiar por tres palabras: seguimiento, comunión, compartir.

1.- Ante todo: ¿quiénes son aquellos a los que dar de comer? La respuesta la encontramos al inicio del pasaje evangélico: es la muchedumbre, la multitud. Jesús está en medio a la gente, la recibe, le habla, la sana, le muestra la misericordia de Dios; en medio a ella elige a los Doce Apóstoles para permanecer con Él y sumergirse como Él en las situaciones concretas del mundo. Y la gente lo sigue, lo escucha, porque Jesús habla y actúa de una manera nueva, con la autoridad de quien es auténtico y coherente, de quien habla y actúa con verdad, de quien dona la esperanza que viene de Dios, de quien es revelación del Rostro de un Dios que es amor. Y la gente, con gozo, bendice al Señor.

Esta tarde nosotros somos la multitud del Evangelio, también nosotros intentamos seguir a Jesús para escucharlo, para entrar en comunión con Él en la Eucaristía, para acompañarlo y para que nos acompañe. Preguntémonos: ¿cómo sigo a Jesús? Jesús habla en silencio en el Misterio de la Eucaristía y cada vez nos recuerda que seguirlo quiere decir salir de nosotros mismos y hacer de nuestra vida no una posesión nuestra, sino un don a Él y a los demás.

2.- Demos un paso adelante: ¿de dónde nace la invitación que Jesús hace a los discípulos de saciar ellos mismos el hambre de la multitud? Nace de dos elementos: sobre todo de la multitud que, siguiendo a Jesús, se encuentra en un lugar solitario, lejos de los lugares habitados, mientras cae la tarde, y luego por la preocupación de los discípulos que piden a Jesús despedir a la gente para que vaya a los pueblos y caseríos a buscar alojamiento y comida (cfr. Lc 9, 12).

Frente a la necesidad de la multitud, ésta es la solución de los apóstoles: que cada uno piense en sí mismo: ¡despedir a la gente! ¡Cuántas veces nosotros cristianos tenemos esta tentación! No nos hacemos cargo de la necesidad de los otros, despidiéndolos con un piadoso: “¡Que Dios te ayude!”. Pero la solución de Jesús va hacia otra dirección, una dirección que sorprende a los discípulos: “denles ustedes de comer”. Pero ¿cómo es posible que seamos nosotros los que demos de comer a una multitud? “No tenemos más que cinco panes y dos pescados; a no ser que vayamos nosotros mismos a comprar víveres para toda esta gente”.

Pero Jesús no se desanima: pide a los discípulos hacer sentar a la gente en comunidades de cincuenta personas, eleva su mirada hacia el cielo, pronuncia la bendición parte los panes y los da a los discípulos para que los distribuyan. Es un momento de profunda comunión: la multitud alimentada con la palabra del Señor, es ahora nutrida con su pan de vida. Y todos se saciaron, escribe el Evangelista.

Esta tarde también nosotros estamos en torno a la mesa del Señor, a la mesa del Sacrificio eucarístico, en el que Él nos dona su cuerpo una vez más, hace presente el único sacrificio de la Cruz. Es en la escucha de su Palabra, en el nutrirse de su Cuerpo y de su Sangre, que Él nos hace pasar del ser multitud a ser comunidad, del anonimato a la comunión. La Eucaristía es el Sacramento de la comunión, que nos hace salir del individualismo para vivir juntos el seguimiento, la fe en Él.

Entonces tendremos todos que preguntarnos ante el Señor: ¿cómo vivo la Eucaristía? ¿La vivo en forma anónima o como momento de verdadera comunión con el Señor, pero también con tantos hermanos y hermanas que comparten esta misma mesa? ¿Cómo son nuestras celebraciones eucarísticas?

3.- Un último elemento: ¿de dónde nace la multiplicación de los panes? La respuesta se encuentra en la invitación de Jesús a los discípulos “Denles ustedes”, “dar”, compartir. ¿Qué cosa comparten los discípulos? Lo poco que tienen: cinco panes y dos peces. Pero son justamente esos panes y esos peces que en las manos del Señor sacian el hambre de toda la gente.

Y son justamente los discípulos desorientados ante la incapacidad de sus posibilidades, ante la pobreza de lo que pueden ofrecer, los que hacen sentar a la muchedumbre y distribuyen - confiándose en la palabra de Jesús - los panes y los peces que sacian el hambre de la multitud. Y esto nos indica que en la Iglesia pero también en la sociedad existe una palabra clave a la que no tenemos que tener miedo: “solidaridad”, o sea saber `poner a disposición de Dios aquello que tenemos, nuestras humildes capacidades, porque solo en el compartir, en el donarse, nuestra vida será fecunda, dará frutos. Solidaridad: ¡una palabra mal vista por el espíritu mundano!

Esta tarde, una vez más, el Señor distribuye para nosotros el pan que es su cuerpo, se hace don. Y también nosotros experimentamos la “solidaridad de Dios” con el hombre, una solidaridad que no se acaba jamás, una solidaridad que nunca termina de sorprendernos: Dios se hace cercano a nosotros, en el sacrificio de la Cruz se abaja entrando en la oscuridad de la muerte para darnos su vida, que vence el mal, el egoísmo, la muerte.

También esta tarde Jesús se dona a nosotros en la Eucaristía, comparte nuestro mismo camino, es más se hace alimento, el verdadero alimento que sostiene nuestra vida en los momentos en los que el camino se hace duro, los obstáculos frenan nuestros pasos. Y en la Eucaristía el Señor nos hace recorrer su camino, aquel del servicio, del compartir, del donarse, y lo poco que tenemos, lo poco que somos, si es compartido, se convierte en riqueza, porque es la potencia de Dios, que es la potencia del amor que desciende sobre nuestra pobreza para transformarla.

Esta tarde entonces preguntémonos, adorando a Cristo presente realmente en la Eucaristía: ¿me dejo transformar por Él? ¿Dejo que el Señor que se dona a mí, me guíe para salir cada vez más de mi pequeño espacio y no tener miedo de donar, de compartir, de amarlo a Él y a los demás?

Seguimiento, comunión, compartir. Oremos para que la participación a la Eucaristía nos provoque siempre: a seguir al Señor cada día, a ser instrumentos de comunión, a compartir con Él y con nuestro prójimo aquello que somos. Entonces nuestra existencia será verdaderamente fecunda. Amen

PANE LINGUA

Pange, lingua, gloriosi
Córporis mystérium
Sanguinísque pretiósi,
Quem in mundi prétium
Fructus ventris generósi
Rex effúdit géntium.
Nobis datus, nobis natus
Ex intácta Vírgine,
Et in mundo conversátus,
Sparso verbi sémine,
Sui moras incolátus
Miro clausit órdine.
In supremæ nocte coenæ
Recumbens cum frátribus,
Observata lege plene
Cibis in legálibus,
Cibum turbæ duodenæ
Se dat súis mánibus.
Verbum caro, panem verum
Verbo carnem éfficit,
Fitque Sanguis Christi merum,
Et, si sensus déficit,
Ad firmandum cor sincerum
Sola fides súfficit.
Tantum ergo Sacraméntum,
Venerémur cérnui:
Et antíquum documentum
Novo cedat rítui;
Præstet fides suppleméntum
Sénsuum deféctui.
Genitori Genitóque,
Laus et iubilátio;
Salus, honor, virtus quoque,
Sit et benedíctio;
Procedénti ab utróque
Compar sit laudátio.
Amen.
Canta, oh lengua,
el misterio glorioso del cuerpo
y de la Sangre preciosa
que el Rey de las naciones
Fruto de un vientre generoso
derramó en rescate del mundo.
Nos fue dado,
nos nació de una Virgen sin mancha;
y después de pasar su vida en el mundo,
una vez propagada la semilla de su palabra,
Terminó el tiempo de su destierro
Dando una admirable disposición.
En la noche de la Última Cena,
Sentado a la mesa con sus hermanos,
Después de observar plenamente
La ley sobre la comida legal,
se da con sus propias manos
Como alimento para los doce.
El Verbo encarnado, pan verdadero,
lo convierte con su palabra en su carne,
y el vino puro se convierte en la sangre de Cristo.
Y aunque fallan los sentidos,
Solo la fe es suficiente
para fortalecer el corazón en la verdad.
Veneremos, pues,
Postrados tan grande Sacramento;
y la antigua imagen ceda el lugar
al nuevo rito;
la fe reemplace
La incapacidad de los sentidos.
Al Padre y al Hijo
sean dadas alabanza y gloria,
Fortaleza, honor,
poder y bendición;
una gloria igual sea dada a
aquel que de uno y de otro procede.
Amén

lunes, 20 de mayo de 2013

LOS TITULARES DE LA HERMANDAD EN LA IGLESIA MAYOR

En la mañana del sábado, 18 de mayo de 2013, los Sagrados Titulares de la Hermandad del Stmo. Cristo de la Sangre fueron trasladados a la Iglesia Mayor.
Después de que el Obispado decretara el cierre de la Iglesia de la Victoria ante el mal estado en el que se encuentra el Templo, las Imágenes del Stmo. Cristo de la Sangre, Ntro. Padre Jesús de la Columna, María Stma. del Mayor Dolor, San Juan Evangelista y Ntra. Sra. de la Victoria, fueron trasladas solemnemente al primer templo asidonense.
Se da la circunstancia de que  la Imagen de Ntro. Padre Jesús de la Columna, ha regresado al altar en el que originariamente se encontraba, en el lateral derecho del coro. Enfrente, en el altar de la Milagrosa ha sido colocada la Imagen de Ntra. Sra. de la Victoria. María Stma. del Mayor Dolor y San Juan Evangelista han quedado colocados en el lateral izquierdo junto a la Capilla de la Patrona y por último el Stmo. Cristo de la Sangre ha quedado depositado provisionalmente junto a la entrada de la Sacristía, ya que será colocado definitivamente junto a María Stma. del Mayor Dolor.
Se comunica a los Hermanos que las sagradas Imágenes pueden ser visitadas al culto en el horario de apertura de la Iglesia Mayor y que la misa en este templo es todos los sábados a las 19:30 horas










ARREGLOS EN LA VICTORIA

Conviene recordar que la Hermandad del Santísimo Cristo de la Sangre, siendo Director Espiritual D. Jose Manuel Daza Tello (actual Rector del Seminario), colaboró con 350.000 de las antiguas pesetas para el arreglo del techo derecho de la Victoria. Además la Hermandad sufragó íntegramente los gastos del pintado interior del Templo, valorado en 1.500 euros. Además costeó los gastos de las obras de los salones interiores de la Iglesia. Además compró todas las lámparas de forja y focos que actualmente tiene la Iglesia. Además arregló la puerta de entrada, la puerta interior y colocó las vidrieras actuales. Además la Hermandad pagaba el recibo de la luz. Etc, etc
¿Se hubiera cerrado la Victoria si la Hermandad de la Sangre hubiera estado activa? NO.
¿Qe ha aportado la Hermandad de los Llanos para la conservación de la Victoria desde que llegaron? NADA.
¿Que ha hecho la Hermandad de los Llanos para que la Victoria no se cierre? NADA
Eso sí, el Lunes Santo, saldrán por la puerta que costeó la Hermandad de la Sangre y utilizarán la rampa que costeó la Hermandad de la Sangre. (si vuelven a la Victoria claro).

martes, 23 de abril de 2013

SOIS PASTORES NO FUNCIONARIOS

La gratitud a Dios por toda una vida de servicio a las almas afloró el domingo en las palabras y los gestos del Papa Francisco en su primera ceremonia de ordenación de sacerdotes en la basílica de San Pedro. El Santo Padre estaba conmovido en cada uno de los pasajes de la ordenación sacerdotal de diez «hermanos míos e hijos queridísimos».
En su homilía, Francisco les invitó a recordar en ese momento único en sus vidas, «a vuestras madres, abuelas y catequistas, que os transmitieron el don de la fe». Al mismo tiempo les advirtió que «la Palabra de Dios no es propiedad vuestra, es Palabra de Dios y de la Iglesia».
Pero, sobre todo, les suplicó «en nombre de Cristo y de la Iglesia, por favor, no os canséis de ser misericordiosos». En esa misma línea, les aconsejó «no tener miedo a la ternura con los ancianos».
Eran consejos vividos en primera persona, que Francisco resumía en frases breves y claras: «Sois pastores, no funcionarios; sois mediadores, no intermediarios».
Su último consejo fue: «Tened siempre ante los ojos el ejemplo del Buen Pastor, que vino a servir y no a ser servido, y a buscar a aquellos que estaban perdidos».

Los diez diáconos que recibieron la ordenación sacerdotal pertenecen a seminarios la diócesis de Roma, cuyos estudiantes proceden de muchos países. Entre los nuevos sacerdotes hay seis italianos, dos indios, un argentino y un croata.

viernes, 19 de abril de 2013

HUMANO DESDE EL PRINCIPIO

 
 
El portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Martínez Camino, ha asegurado sobre la Ley del Aborto, que la Iglesia "no impone" ni ejerce ninguna "presión" aunque sí "habla y propone" porque, como cualquier otro agente de la vida social, puede hablar sobre los principios morales.
"La Iglesia habla, propone, ni legisla ni quiere legislar, no es su cometido. Pero puede y debe hablar sobre los principios rectores de la vida social de acuerdo con los derechos fundamentales de la persona. Lo hace en España y todos los lugares del mundo", ha subrayado durante la rueda de prensa posterior a la CI Asamblea Plenaria de la CEE.
En cualquier caso, ha indicado que la legislación española actual "no regula de manera justa" y que se deben tutelar los derechos de las madres pero sin dejar de lado los de los que van a nacer. "Esto no es ninguna presión sino la proclamación de las implicaciones de la fe y de la moral que se deriva de ella y que en este caso es una moral racional universal".

miércoles, 17 de abril de 2013

CAMINAR-EDIFICAR-CONFESAR



Caminar, edificar y confesar son las prioridades de la Iglesia. Lo dijo el Papa Francisco en la homilía de su primera misa en la Capilla Sixtina.

«Cuando caminamos, edificamos y confesamos sin la Cruz –indicó el Papa Francisco– no somos discípulos del Señor». «Cuando caminamos sin la Cruz somos mundanos. Podemos ser obispos, sacerdotes, cardenales, pero no somos discípulos». Bergoglio después insistió en que «Caminar siempre, en presencia del Señor, a la luz del Señor, tratando de vivir con la irreprensibilidad que Dios pedía a Abraham en su promesa». Por lo que, explicó, la Iglesia no es una Ong piadosa.

«Quisiera –concluyó Francisco– que todos nosotros, después de estos días de gracia, tengamos la valentía de caminar en presencia del Señor y de confesar la única gloria: Cristo crucificado. Así la Iglesia seguirá delante. Espero que el Espíritu Santo y la Virgen nos concedan esta gracia».

martes, 9 de abril de 2013

EXPULSION DE COSTALERO

Expulsan a un costalero de la Hermandad sevillana de Montesión por no llevar la camiseta adecuada.
Algunos costaleros piensan que son de una raza especial, que tienen un veneno en el cuerpo que los hace diferentes del resto de los hermanos que participan en el cortejo procesional de la Hermandad. Olvidan que ser costalero o cargador es ser un hermano más de la Hermandad el día de la salida, eso sí, aun más privilegiados por lo que supone llevar encima a las Sagradas Imágenes.
Un costalero no puede actuar al margen de la Junta de Gobierno, ponerse la camiseta que le viene en gana, del color que le da la gana y con las letras que le da la gana, aunque debajo del paso no se vean.
Y eso es lo que ha ocurrido en la Hermandad de Montesión, que un costalero se puso el día de la salida la camiseta que le daba la gana. Pues muy bien por la Junta de Gobierno que ha actuado con valentía, coherencia y sentido común. Ahora vendrán los plantes, las críticas y la solidaridad de los "envenenados del costal".